La guía definitiva sobre vender en Facebook (Parte 1)

Si no sabes nada acerca de vender en Facebook, hoy estás de enhorabuena porque has dado con la guía definitiva sobre vender en Facebook. Muchas empresas se adentran en las redes sociales con la intención de practicar engagement y de obtener visibilidad, pero Facebook se puede explotar muchísimo más. En esta guía os vamos a enseñar tanto lo básico, como lo más avanzado de esta red social ¿Empezamos?

Diferenciación entre el Marketplace y la tienda

Seguramente, hayáis oído muchas cosas sobre el Marketplace de Facebook, una plataforma en la que podemos comprar o vender productos. Esta plataforma no es una amenaza para Amazon o Alibaba, sino que tiene un funcionamiento más parecido a eBay, aunque no es del todo igual.

Este Marketplace nos ofrece la posibilidad de encontrar productos y ponernos en contacto con el vendedor para comprar o renegociar. Por tanto, no hay ninguna tarifa de envío, ningún carrito de la compra, como tampoco un servicio de post-venta, garantía, etc. En esta plataforma sólo se compran productos usados, así que sólo encontraremos a usuarios, no a empresas dedicada a ello.

Por otro lado, tenemos las tiendas de Facebook o Facebook Shops, una vía ideal para las empresas, ya que es muy parecido a una tienda online. De hecho, soporta hasta transacciones con medios de pago; eso sí, si vivimos en Estados Unidos, claro.

Lo ideal de esta modalidad de Facebook es que esta red social redirige al usuario a la tienda externa de la empresa. El botón de llamada de acción que seleccionamos en nuestra pagina de empresa lo podemos adjuntar en nuestra tienda Shopify apps, Amazon, etc.

¿Queréis añadir una tienda en Facebook?

En el caso de que queramos utilizar la tienda de Facebook, tendremos que crear una Pagina de Facebook para ello, no servirán los perfiles normales y corrientes. Las páginas de Facebook están orientadas a los negocios o a la representación de empresas, es una diferenciación clara de lo personal a lo profesional. El proceso de creación es sencillo:

  • Elegimos actividad profesional o la actividad de nuestra empresa.
  • Añadimos foto de perfil y foto de portada. Con esto ya estaría creada nuestra página.

Ahora, vamos a crear la tienda en sí para poder empezar a vender a la antigua usanza, pero en Facebook ¿Quién nos lo iba a decir? Pues empecemos con todo el proceso para dejarlo todo listo.

1.Una vez que hayáis creado la página, dirigiros al menú de la izquierda y haced clic en la sección de “Tienda”. Puede que no veáis esta sección, en ese caso debéis cambiar el template o la apariencia de la tienda. Para ello, haced lo siguiente:

            – Iros a configuración, en la parte superior.

            – Haced clic en Plantillas y pestañas, en la columna izquierda.

            – Haced clic en Editar junto a la plantilla actual.

            – Dadle a ver detalles junto a la plantilla que queráis aplicar.

            – Revisad los nuevos botones y pestañas para luego aplicarla y dadle a aceptar.

  1. Deberemos aceptar las políticas y términos de Facebook para vender.
  2. Seleccionar la divisa.
  3. Elegid la forma o modalidad de compra. Podemos redirigir al usuario a nuestra tienda externa o, si estamos asentados en Estados Unidos, dejar el Checkout en manos de Facebook a través de Stripe. En el caso de que elijáis este último método, tendremos que tener una cuenta Stripe, como rellenar nuestras credenciales.
  4. Aportad el domicilio social de la empresa o negocio y su email.
  5. Trabajad el listado de productos, subiendo fotos en alta calidad de los mismos, rellenando la descripción de éstos, fijad un precio de venta, estableced la categoría de producto, las formas de envío, etc.
  6. ¡A promocionar!

Posicionar y trabajar la tienda en Facebook

No os penséis que el proceso se ha acabado porque no ha hecho nada más que comenzar. Ahora, necesitamos tráfico como sea, así que aquí empiezan los líos y el ajetreo: necesitamos clientes que entren en nuestra página. Nuestro consejo es que vayáis a las reglas de vender online en Facebook para que no hagáis nada que no se pueda hacer.

Generar contenido que conecte

Si generamos un contenido que interese al público objetivo, ya sea que se sientan identificados o que ese contenido les ayude a resolver algún problema, conseguiremos conectar con él. Por ello, tenemos que trabajar el contenido y hacer publicaciones en el muro de nuestra página para conseguir llamar la atención, generar tráfico en nuestra página y conseguir clientes. Parece fácil ¿Verdad? Pues no lo es.

Al encontrarnos en Facebook, una red social, debemos hacer referencia a la “comunidad” o a la “fan base”, conceptos muy usados para referirnos a los seguidores de la página web. No caigáis en la falsa creencia de que el contenido lo es todo o que la promoción lo es todo, ambos elementos se necesitan para ser eficientes en Facebook. Por tanto, no hay promoción buena sin contenido de calidad, como no hay contenido de calidad visible.

Promociones de regalos

Nadie regala nada, sino que siempre se obtiene algo a cambio ¿El qué? En este caso, más seguidores o más visibilidad. Muchas empresas ofrecen sorteos en los que las instrucciones son “Etiqueta a tu amigo” o la de “compartir la publicación”. Ellos te regalan un producto, pero tú le haces la promoción gratuita y le das un turbo a la publicación.

Si comparten la publicación está bien, pero nunca podemos pedirles que compartan la página de nuestra empresa porque eso está prohibido. Como es lógico, tampoco está permitido pedirles que cambien la foto de portada de su Facebook. Para ir sobre seguro, pedid que comenten y le den “like” o “me gusta”, sólo eso.

Respecto a los concursos, os recomendamos que los hagáis en Instagram porque el promedio de edad es más bajo, la gente es más joven y más activa en las redes sociales, así que se lo “curran” más. Así que, descartad esta modalidad de hacer campaña en Facebook porque no tiene tanto calado como en Instagram.